G20 y la agenda climática

Por Luz Falivene de Fundación TierraVida

Es de público conocimiento que la República Argentina será quién tenga la presidencia del G20 durante el año 2018, sirviendo de puente entre Alemania y Japón. El G20 es el grupo de las 20 economías más grandes del mundo, representan el 85% del Producto Bruto Global, el 80% del comercio internacional y ⅔ de la población mundial.

En sí, este grupo toma importantes decisiones sobre la economía mundial y las finanzas internacionales. Surgió en el año 1999 como respuesta a grandes crisis como por ejemplo la del Tequila (1994), Asiática (1997), la del Vodka (1998). Hasta el año 2012 tuvo una agenda muy enfocada en el sistema monetario internacional, pero que actualmente se amplió a temas como el de empleo, seguridad alimentaria y crisis climática.

Durante esta COP23 no ha faltado oportunidad -durante los diversos side events que se han organizado y que han tenido a argentinos como disertantes- de preguntar sobre la posición del país en relación a esto. De las diversas presentaciones de la delegación argentina, se puede destacar que, si bien la agenda aún está en plena construcción, existen tres ejes temáticos que son de gran prioridad:

  • Adaptación: con foco en los impactos y vulnerabilidades y la construcción de infraestructura resiliente.
  • Empleo: en cuanto a su crecimiento por la exploración y apertura de nuevos mercados, como sus pérdidas potenciales por pérdidas y daños causados por el cambio climático.
  • Educación: como política transversal a todas las agendas.

Estas temáticas han sido elegidas estratégicamente para abordar los aspectos relacionados a la vulnerabilidad y la deuda social que existe en la región latinoamericana, que es una de las más afectadas por el cambio climático.

En relación a esto y en representación del Presidente Mauricio Macri, el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Argentina, Sergio Bergman, mencionó hoy en el Segmento Conjunto de Alto Nivel, que “las discusiones son técnicas pero el debate es ético, estamos hablando de aquello que no puede ser discutido en términos del mercado, no tiene precio, tiene un valor inestimable, que es la vida y la dignidad de todos los seres humanos”.

Más allá de la declaración que resulte del G20, esta presidencia está enfocada en continuar abordando la política de bajas emisiones, para luego analizar cuándo, cómo y a qué costo se llevará adelante.

Si bien Argentina ha dejado en claro que no comparte la postura del presidente de Estados Unidos y que no está dispuesta a renegociar el Acuerdo de París, toma el desafío en esta presidencia del G20, de abordar y conceptualizar una agenda de trabajo que logre abordar la crisis climática manteniendo a todos los países a bordo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *