En la Conferencia sobre el clima, el mensaje de los jóvenes

Hoy en la COP25 se celebra el Día de la Juventud y las Futuras Generaciones. La juventud de América Latina y el Caribe ha lanzado un documento para los “grandes” del mundo. Aquí está el documento completo.

PRONUNCIAMIENTO DE LAS JUVENTUDES DE LAC EN EL MARCO DE LA COP25

5 de Diciembre del 2019

Las juventudes latinoamericanas y del Caribe presentes en la COP25, declaramos nuestroprimer pronunciamiento dentro del marco de la misma, obtenido mediante la discusión, eldiálogo y el consenso, realizado de manera horizontal y colectiva, respecto a la situaciónde Latinoamérica y el Caribe ante la crisis climática y ambiental.

1. En vista de que la región de América Latina y el Caribe es hogar de una mayorparte de la megabiodiversidad existente en el mundo y con consciencia de larelevancia ambiental, cultural y el valor que esto presenta para el planeta enterocomo sitio de mitigación ante el Cambio Climático, nos pronunciamos y exigimos,como jóvenes, como ciudadanos del mundo y de América Latina y el Caribe que elsector público, privado, la academia, la sociedad civil y los demás sectores, secomprometan a actuar de manera conjunta a nosotros en la protección de labiodiversidad de esta región.

Este compromiso se debe cristalizar mediante la implementación de medidas de mitigación y adaptación en las zonas naturales para su preservación, sumado a un fuerte impulso de las soluciones basadas en la naturaleza, ya que las mismas no sólo representan una gran oportunidad para poder mitigar las emisiones de carbono, si no que además, promueven la justicia social y ambiental de la que todos y todas nos beneficiamos.

2. Rechazamos intensamente las políticas y las prácticas que incentiven lacontinuidad de una economía carbono dependiente, basada en la extracción depetróleo, gas natural y otros recursos fósiles para el sostén energético yeconómico de las naciones que integramos a América Latina y el Caribe.

Consideramos que las naciones y los gobiernos, al incentivar estas prácticas yabrirles paso en sus planes de desarrollo y sus políticas, no sólo faltan a sucompromiso con el cumplimiento del Acuerdo de París y las ContribucionesNacionalmente Determinadas, si no que se convierten en una amenaza para laspoblaciones mismas y traicionan de esta forma a la región entera. Esto es debido aque las consecuencias que tienen sobre los efectos del cambio climático lasindustrias y economías fósiles no conocen fronteras, extendiéndose y afectando demanera desigual a las distintas poblaciones y países que conformamos a estaregión.

3. Este fuerte rechazo también lo extendemos hacia las prácticas extractivistas y dedeterioro ambiental con consecuencias socio-ambientales graves y sumamenteinjustas con el ambiente y las personas. Enfatizamos especialmente las prácticasque se desenvuelven y dependen directamente de los espacios intervenidos,donde las consecuencias representan delitos y faltas a los derechos humanos delas personas que dependen de los ecosistemas que estas prácticas destruyen.

4. Hacemos un compromiso y erigimos una postura inflexible hacia la eliminación delas relaciones de opresión sobre distintos grupos de la sociedad, empezando poraquellas que existen hacia los grupos de pueblos originarios, las comunidadestradicionales, hacia las mujeres y disidencias, las y los afrodescendientes, las y losmigrantes, entre otras.

Reconocemos que es urgente que la opresión se extinga de nuestros territorios y que es sólo mediante una verdadera inclusión de estos grupos, que podremos hacer un frente efectivo para resolver las problemáticas ambientales que todos y todas compartimos. En general, exigimos un alto a toda forma de opresión, discriminación y exclusión a los grupos oprimidos, aún las no mencionadas de forma explícita en este documento.

5. Exigimos que se incorpore la variable de género al referirnos al cambio climático.Tanto las políticas de mitigación como de adaptación deben considerar losdistintos roles y responsabilidades que estas diferencias representan. No debemospermitir que las políticas de cambio climático exacerben las desigualdades degénero existentes. Al contrario, se nos presenta una gran oportunidad para reducirla brecha existente .

6. Así mismo, entendemos que las y los jóvenes cada vez ocupamos más espacio en laagenda pública, creemos que todavía falta para que tengamos verdaderaincidencia en la toma de decisiones. Somos aproximadamente el 57% de nuestraregión y no estamos debidamente representados en el sistema político. Es por estoque pedimos por un lado ser parte de los grupos negociadores internacionalespero también pedimos que se fomenten las condiciones para que podamosparticipar plenamente de nuestros sistemas políticos y parlamentarios.

7. Nuestra región es una de muy alta vulnerabilidad a los conflictos socio-ambientalesque se ven retroalimentados positivamente por los efectos del cambio climático.Por eso, urgimos a la acción de nuestros gobiernos, de las empresas que ejercensus labores en esta región, de la sociedad, de las juventudes, de la academia y lasorganizaciones tanto intergubernamentales como de la sociedad civil a actuar demanera conjunta para detener estos impactos negativos con consecuenciasambientales y sociales catastróficas.

8. Una de las zonas que necesita mayor enfoque por su vulnerabilidad ante el cambioclimático son los ecosistemas marinos, las zonas costeras e insulares.Particularmente, los manglares, arrecifes de coral, las marismas y los pastosmarinos ofrecen numerosos beneficios que coadyuvan al medio ambiente. Esnecesario atender e implementar mejores medidas de conservación y protecciónpor las zonas costeras y las zonas insulares. Además, estos ecosistemas, conocidoscomo ecosistemas de carbono azul, son pozos de carbono cruciales para lamitigación de las emisiones causantes del cambio climático pero son súmamenteescasos en la superficie marina mundial.

9. Invitamos a construir entre gobiernos, jóvenes y otras partes de la sociedad civiluna economía circular, que desacople el uso intensivo de recursos del crecimientode las economías de nuestra región. También requerimos a nuestros gobiernosimplementar políticas públicas en reducción de producción de plásticos,particularmente los de un solo uso y microplásticos.

10. Exigimos una reforma en el sistema de producción de alimentos. El modelo deproducción agroindustrial está devastando ecosistemas y comunidades. Esnecesaria una transición agroecológica y cultural inmediata que garantice laseguridad alimentaria. Exigimos el cese del uso indiscriminado y liberación denuevos agrotoxicos, el cese inmediato de la deforestación, la transformación deecosistemas, y la destrucción de comunidades y poblaciones animales y vegetalescon los servicios ecosistémicos que éstas brindan.

Proponemos la creación de proyectos de recuperación ambiental y saneamiento de las áreas degradadas. Es necesario transicionar nuestra alimentación a una dieta con cada vez menor consumo de productos de origen animal y acompañar dicha transición con unaalimentación basada en vegetales integrales agroecológicos, sin explotaciónanimal. Basta de industrialización animal.

11. Debemos remarcar que tanto las propuestas de alimentación como la generación ygestión de residuos en esta Conferencia de las Partes, no cumplen con las medidasque se promueven en este mismo espacio y en los informes del IPCC. Para laspróximas reuniones vemos necesario esto sea cambiado, brindando muchas másopciones de alimentación vegetarianas y veganas y reduciendo el uso dedesechables.

12. Exigimos que todos los países de la región declaren la emergencia climática yecológica, empezando por una declaración a nivel gubernamental respaldada deun documento oficial y/o legal. La implementación debe recaer fuertemente en laacción de las administraciones y comunidades locales, contemplando en todas susacciones a los sectores de la sociedad en su conjunto. Estas declaraciones debentrascender las palabras y los documentos y convertirse en acciones reales para ellogro de las Contribuciones Nacionalmente Determinadas de cada país y lacarbono-neutralidad de la región hacia el 2050.

13. Exigimos rotundamente que se detenga el asesinato, las amenazas físicas,psicológicas y todas formas de violencia y opresión contra las y los líderesambientales de la región. Deseamos resaltar los casos de asesinato de JuliánCarrillo, líder indígena en Chihuahua (México), Luis Arturo Marroquín(Guatemala), Macarena Valdés (Chile), Arnulfo Ceron Soriano (México), BertaCáceres (Honduras), Paulo Paulino Guajajara (Brasil), Maria del Pilar Hurtado(Colombia), José Tendetza (Ecuador), entre tantos otros asesinados, asesinadas,perseguidos y perseguidas por su activismo e incansable compromiso con nuestralucha. Para la juventud de la región es inaceptable la normalización y perpetuaciónde estos casos de opresión y violencia, por esto exigimos a los gobiernos yautoridades que se inicien los procesos y acciones para otorgar justicia a losafectados, así como implementar métodos de prevención necesarios y suficientespara garantizar la seguridad de todos aquellos involucrados en las causas ymovimientos de protección ambiental, de protesta ante el extractivismo y frente ala acción climática. Levantamos la voz en nombre de todas y todos aquellos quelucharon y ya no están: Quien lucha por la vida, nunca muere.

14. Insistimos en la importancia de que las decisiones sobre políticas climáticasincluyan, respeten y protejan los derechos humanos, y que toda acción que seaimplementada no resulte en daños adicionales para las comunidades másvulnerables, incrementando la desigualdad ya existente en la región.

Asimismo, extendemos nuestra profunda solidaridad y apoyo a los pueblos de Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Haití, Honduras, Nicaragua y Venezuela que hoyatraviesan estallidos sociales con justas demandas ciudadanas. Instamos a losgobiernos a detener de forma inmediata las violaciones a los derechos humanoscometidas en el contexto de la represión a la legítima movilización social de estospueblos, reconociendo que la crisis social es también una crisis ecológica.

15. Por todo lo anterior, concluimos con un llamado inmediato a los gobiernos de lospaíses de la región a firmar y ratificar el Acuerdo Regional sobre el Acceso a laInformación, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en AsuntosAmbientales en América Latina y el Caribe, mejor conocido como Acuerdo deEscazú. Exigimos su ratificación antes de Diciembre del 2020.

Las juventudes de Latinoamérica y del Caribe presentes en la COP25, así, terminamosnuestra primer declaración. Vale recordar, que estos 15 puntos fueron logrados medianteel consenso de todas y todos las y los participantes. Las y los que nos encontramos hoyaquí en esta Conferencia no lo hacemos porque sea un derecho si no, por que tenemos ungran privilegio, es por esto que llamamos a seguir expandiendo estos espacios departicipación para toda la juventud de nuestros países.

Amulepe taiñ weichan(Sigamos nuestra lucha)

Nota: En el presente documento utilizamos el siguiente lenguaje: Las variantes masculina y femenina de los adjetivos, artículos y sustantivos utilizados, así como sustantivos neutrales por fines de redacción y estilo.

Entendemos que existen identificaciones no binarias y que la neutralidad del lenguaje también se llega a usar como estrategia de invisibilización, pues “lo que no se nombra, noexiste”. Ante esto, deseamos recalcar que en este documento los usos binarios y neutrales combinados son la mejor estrategia que encontramos de forma consensuada para lograr la inclusión de las múltiples identificaciones que hay en la población de América Latina y el Caribe.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *